11 mayo 2013

Respecto de la ley del tabaco


Ante todo quisiera felicitarle por el editorial de su periódico del 5 de Junio, titulado La salud debe ser prioritaria frente al tabaco. El texto refleja la sensibilidad de su diario respecto a la salud de los ciudadanos, al valorar positivamente la ampliación de las restricciones al consumo de tabaco y a todos los espacios públicos cerrados, propuestas por el Gobierno en la nueva ley.

Pero quisiera hacer una aclaración respecto al tema de las obras realizadas en la hostelería, que según ustedes es el elemento más polémico de la nueva ley. Dice textualmente que «algunos bares y restaurantes tuvieron que hacer obras para crear zonas de no fumadores» y que por esta inversión -ahora inútil- reclaman una compensación a la Administración. Esta afirmación no es exacta, porque da la impresión de que estas empresas hicieron las reformas presionados por la Administración y la cosa es bien distinta.

Según la ley vigente, los locales de hostelería de más de 100 metros cuadrados tienen prohibido fumar, pero se les permite habilitar zonas para fumadores si cumplen determinados requisitos. Lo de la reforma no era obligatorio, y esas zonas se habilitan para fumar porque está prohibido hacerlo en el resto del local.

Esto cambia radicalmente la cuestión. Algunos locales -muy pocos- decidieron hacer reformas, alarmados por las previsiones catastrofistas de la federación de empresarios del sector, que profetizaban la ruina para los bares que no permitieran fumar. A esos empresarios no les quedará más remedio que asumir la decisión que voluntariamente tomaron, y si acaso reclamar a su federación o a la industria tabaquera, pero no a la Administración, que lo único que hizo fue darles esa posibilidad. Olga Suárez. Las Palmas de Gran Canaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario