18 marzo 2015

Se emborracha con un plato de patatas fritas

Todos los que rodean a Nick Hess tanto amigos como familiares llegaron a pensar que tenía un problema con el alcohol, ya que después de comer mantenía un comportamiento ridículo, vomitaba y ademas tenía dolores de estomago.

Su mujer llegó incluso hasta a buscar botellas de alcohol que pudieran estar escondidas por toda la casa, pero Nick sabía de sobra que el no probaba ni una sola copa.

El problema de Nick es que sufre un síndrome de autodestilación, una enfermedad que se basa en el exceso de levadura en los intestinos que hace que los hidratos de carbono se transformen en alcohol en la sangre.

Por lo que cuando comía un plato de patatas fritas su comportamiento se volvía ridículo e incluso vulgar, ya que una ración de patatas fritas equivale a siete chupitos de whisky.

Las personas que sufren este síndrome poseen una enzima en el hígado que les dificulta la eliminación del alcohol, todos tenemos una pequeña cantidad de levadura en nuestro intestino, pero lo que poseen este síndrome tienen una cantidad excesiva.En muchos de los casos llegan a tener hasta un 400% más de lo que deberían.

Nick ya ha mejorado su vida gracias a una dieta baja en carbohidratos y azúcar, aunque asegura que aún sufre uno o dos episodios al mes. Y sigue reclamando una condena por conducir supuestamente ebrio, que intenta justificar con su síndrome. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario