09 marzo 2015

Louis Jourdan

Construyó su papel de galán lejos de su patria tricolor, de la mano de Alfred Hitchcock o al lado de leyendas como Frank Sinatra o James Dean. 

Cuenta con una estrella en el paseo de la fama de Hollywood, un homenaje del que presumen muy pocos de sus compatriotas. Louis Jourdan representaba el prototipo de seductor galo: elegante, siempre impecable y apuesto sobre la escena. 

Él mismo reconocía que Hollywood había vendido con él la "imagen del cliché francés"".

El actor, fallecido en Los Ángeles a los 93 años, era uno de los galanes franceses de Hollywood de los años 50 e incluso fue elegido el hombre más seductor del mundo en 1949. 

Esa fachada de guapo escondía a un intérprete polifacético que también participó en espectáculos televisivos e incluso trabajó como modelo para Pierre Cardin.

Jourdan forjó su carrera en Estados Unidos, donde se exilió tras negarse a actuar en las películas de la maquinaria nazi durante la ocupación. Louis Gendre, su verdadero nombre, nació en Marsella y su espíritu inquieto le llevó de muy joven a viajar a Inglaterra o Turquía, donde se educó, antes de empezar a trabajar como actor en modestas producciones, la mayoría comedias románticas donde ya seducía a la audencia. 

La invasión alemana de Francia fue un momento decisivo en su carrera. Después de que su padre fuera arrestado por la Gestapo se negó a participar en filmes de la propaganda nazi y se unió a la resistencia. La contienda interrumpió su carrera en suelo francés aunque el paréntesis no duró mucho. Su marcha le abrió otras puertas y en 1947 el productor David Selnick le llamó para integrar el reparto de la película El proceso Paradine, de Alfred Hitchcock.

Aunque en este filme Jourdan jugó un papel secundario le sirvió para darse a conocer en la industria americana del cine y enlazar proyectos. Según su biógrafo, Olivier Minne "encarnaba la elegancia francesa y por eso Hollywood le propuso papeles en este registro. 

Fue el último french lover americano, como lo fueron Maurice Chevalier o Jean-Pierre Aumont", ha asegurado a Libération tras la desaparición de su amigo.

En los años 50 Jourdan ya era toda una figura. El director Vicente Minnelli, con quien había trabajado en Madame Bovary, le dio uno de sus papeles más conocidos. Fue en la comedia musical Gigi, filme que ganó varios Oscar y donde compartió reparto con Maurice Chevalier. El francés, que solía decir que nunca veía las películas en las que actuaba, "era un hombre orquesta", en palabras de Minne, que supo hacer teatro, cine y televisión.

Compartió reparto con Sinatra y Shirley McLaine en Can-Can y con James Dean en la representación de The Immoralist en Broadway. No temía los retos ni se resignaba a quedar encasillado en el papel de hombre apuesto. 

Se enfundó el traje de villano en una de las películas de la saga James Bond (Octopussy) e interpretó a un policía en la serie de televisión Paris Precinct, rodada en la capital francesa. Aunque residió en EEUU, participó también en producciones francesas como Rue de l’Estrapade o El conde de Monte Cristo. Su última aparición en la gran pantalla fue hace más de dos décadas, en Year of the comet, de Peter Yates.

Jourdan, que en la vida personal sufrió la muerte por sobredosis de su única hija, llevaba años retirado en su casa de Beverly Hills, en Los Angeles. A pesar de que trabajó con las más bellas del cine como Joan Fontaine, Grace Kelly o Gina Lollibrigida, compartió 60 años de vida con su amor de juventud, Berthe Fréderique, hasta la muerte de ésta el pasado año. 

No renegó de su imagen de seductor aunque sí se encargó de matizar el estereotipo de galán europeo: "Estoy orgulloso de ser francés pero no me gusta la idea que la gente se hace del europeo estúpido y encantador. Contra este tipo de roles, yo lucho sin piedad".


Louis Jourdan, actor, nació en Marsella (Francia) el 19 de junio de 1921 y falleció en Los Ángeles (California, EEUU) el 14 de febrero de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario