23 agosto 2012

Andy Warhol un músico de los pies a la cabeza


Monstruos que fueron del rock más cavernícola y oscuro, convertidos en estrellas de una dulce velada ante el todo París. Las ironías de la vida quieren a veces crear situaciones tan curiosas como que la resurrección de la legendaria Velvet Underground, el grupo de Lou Reed y John Cale, tuviera lugar en los jardines de la exquisita Fundación Cartier. 

La inauguración de las tres exposiciones que sobre la Velvet y Andy Warhol organiza la Fundación fueron la excusa para el improvisado (i,?) encuentro sobre un escenario de quienes formaron el más legendario grupo undergroundde la historia del rock and roll. Fue el viernes, cerca de París. Entre la abigarrada mezcla de gentes de diseño y elegantes diversos, Lou Reed salió al escenario con su eterna «chupa» de cuero negra y su cara de pocos amigos. Uno de estos amigos era Andy Warhol, que en 1965 produjo el primer disco de The Velvet Underground. La afición de Warhol por tocar todas y cada una de las posibilidades del arte comercial elevó a la Velvet al pedestal de los gruposculto de Nueva York. Lou Reed, John Cale, Sterling Morrison, Maureen Tucker y Nico fueron los ladrillos con los que Warhol construyó su «máquina musical».

Durante algo más de media hora, la Velvet (sin Nico, la cantante alemana impuesta por Warhol muerta en 1987) revivió temas como «Heroin» o «Ill be your mirror». Antes, Lou Reed y John Cale habían interpretado algunos de los tenmas incluídos en el discohomenaje que acaban de dedicar a Warhol bajo el título «Songs for Drella" (Drella era el nombre con el que el artista era conocido en la Factory, el lugar de reunión de sus colaboradores y amigos). 

El histórico reencuentro de los miembros de la Velvet había sido rumoreado días atrás; era la primera vez que el cuarteto ReedCaleMorrisonTucker rememoraba sobre un escenario su aventura anfetamínica de finales de los 60. Probablemente, era también laúltima: mientras Lou Reed y John Cale prosiguen carreras musicales en solitario coronadas por el éxito, Maurren Tucker acaba de volver a los escenarios y Sterling Morrison trabaja en el puerto de Galveston, en Texas. Andy Warhol aglutinó en torno a él el talento compositor de John Cale y la poesía urbana de Lou Reed y consiguió crear una aventura musical por encima de las desavenencias entre Nico y los otros miembros de la banda.

La Fundación Cartier para el arte contemporáneo ha reunido en su sede de JouyenJosas, cerca de París, tres exposiciones que sirven de preámbulo a la muestra que el próximo jueves inaugurará el Centro Pompidou sobre la obra del artista neoyorquino. Una de ellas traza un amplio recorrido sobre la obra de Andy Warhol como publicista y muestra los diseños que Drella realizó para las portadas de las más prestigiosas revistas de moda, como Glamour o Harpers Bazaar. Tanmbién están presentaes los diseños de calzado, las célebres botas que Andy Warhol dibujó para Elvis Presley, y sobre todo las innumerables ilustraciones para carpetas de discos y para libros, para los que Andy Warhol recibía la ayuda de su madre. 

Otra de las exposiciones está dedicada a las serigrafías sobre retratos de personajes famosos: Marilyn Monroe, Mick Jagger, Mao o las inspiradas en grandes nombres de la historia del arte, como Boticcelli, cuando Warhol ya había banalizado todos los objetos de la vida cotidiana, lo que constituyó su principal afición. Por último, la Fundación Cartier ha recreado, dentro de un búnker de la segunda guerra mundial que posee en sus jardines, el universo de la Velvet Underground y de los ambientes del East Village neoyorquino en los que se movieron los Reed, Cale y el propio Warhol. A través de una gran colección de fotografías y de la proyección de películas sobre conciertos de la Velvet, la exposición hace revivir con éxito la atmósfera sucia, borrosa y cutre de aquellos locales en los que el Papa del pop-art hizo germinar su revolución artístico-comercial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario