31 agosto 2013

Carlos Arias Navarro hizo muchas cosas por Madrid

Mientras que en el Pozo del Tio Raimundo, en Entrevías, en La Celsa o en Carabanchel crecían las chabolas, el Ayuntamiento quería hacer de Madrid una ciudad más moderna y alegre. La Casa de Campo era un espacio suceptible de nuevas dotaciones recreativas. Arias Navarro mandó construir el Parque de Atracciones, el Teleférico y se llevó la antigua Casa de Fieras del Retiro al nuevo Zoológico. 

En puntos concretos del Madrid histórico se quiso levantar el Madrid del futuro y surgió la empanada estética de la plaza de Colón, con la construcción de dos torres gemelas a las que la presión popular obligó a retranquear, se desplazó la estatua del descubridor y se crearon los Jardines del Descubrimiento para acabar con el encanto de la plaza. 

Hay un capítulo importante que destacar durante el mandato de Carlos Arias: la aprobación de tres importantes odenanzas municipales que luego en la práctica tendrían escaso cumplimiento: la de contaminación atmosférica (años más tarde el caso urbano de Madrid sería declarado por el Consejo de Ministros, de especial contaminación), la de protección del medio ambiente (el deterioro ambiental en muchos puntos era ya irreversible) y la del uso del suelo y la edificación (Madrid se convertiría en la capital europea de la especulación).

 Cuando Arias Navarro fue nombrado ministro de la Gobernación y entregaba el bastón de alcalde a Miguel Angel García Lomas, dejaba una ciudad sumida en el desarrollismo, con importantes desequilibrios sociales y pinceladas verdes que no contrarrestaban el apocalipsis del cemento y el hormigón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario