19 agosto 2013

Johnny Depp hace películas de maricones

«La película es una historia de amor entre dos hombres -observa Martin Landau, que encarna a Lugosi-. Ed y Bela se querían de verdad y se ayudaban el uno al otro. A veces, Bela era como un padre para Ed; otras veces, le tocaba a Ed hacer de padre de Bela. Creo que Johnny Depp y yo hemos conseguido recrear esta unión sentimental que existía entre ellos».

Martin Landau ha ganado este año el Oscar por su creación del personaje de Lugosi, que le exigía sesiones de maquillaje de hasta tres horas. Como él, Landau pasó de la fama al más completo olvido. Coprotagonizó Con la muerte en los talones, de Alfred Hitchcock, y en los años sesenta se hizo muy popular con la serie de televisión Misión imposible, que protagonizaba junto a su ex-mujer, Barbara Bain. Sin embargo, cometió el error de abandonar la serie en pleno éxito, en 1969, para dedicarse al cine, en una maniobra similar a la que acaba de hacer David Caruso con Policías de Nueva York, y todo le fue mal durante casi 20 años. Hasta que, en 1988, le llamó Francis Ford Coppola para participar en Tucker, con la que ganó su primera y más que merecida primera nominación al Oscar.

Al año siguiente, su nombre volvió a aparecer en la lista de candidatos a la dorada estatuilla por Delitos y faltas, a las órdenes de Woody Allen. Ahora, con 63 años, por fin lo ha conseguido. «Habla, se mueve y anda igual que Lugosi», asegura Johnny Depp.

En la película aparecen también la actual novia de Landau, Gretchen Becker, de 30 años, y su hija Juliet, en el papel de la actriz Loretta King.

El personaje de Ed Wood es lo suficientemente pintoresco como para dar juego desde cualquier punto de vista que se le enfoque.

Nacido en Poughkeepsie (Nueva York), el 10 de octubre de 1924, su afición al cine se manifestó desde niño y, a los 11 años, ya hacía películas caseras. Estudió interpretación y se alistó voluntario durante la Segunda Guerra Mundial.

Su afición a travestirse (adoraba los jerseys de angora) data de aquella época. Según él mismo reconocía, entraba en combate llevando panties bajo su uniforme. Fue herido y perdió los dientes en la lucha, por lo que el resto de su vida usó dentadura postiza.

Tras licenciarse condecorado, en 1947, con 23 años, fue a Hollywood, donde vivió y trabajó 30 años.

Al año siguiente de llegar, escribió y dirigió su primera película, Crossroad of Laredo, pero no tenía dinero para ponerle banda sonora y jamás se estrenó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario