26 junio 2012

Y que vale más que una vida

Los médicos especialistas explicaron a la madre de Marc todos los riesgos que suponía la intervención para ella y para el niño. Fue entonces cuando Mari Carmen Palacios pensó que las dos posibilidades eran «poder vivir o poder morir» y, sopesando la balanza, llegó al convencimiento de que la lucha por la vida del bebé era más importante que el riesgo de perder la suya: «Su vida vale más».

Mari Carmen Palacios reside en Gandía con su marido, Deliz Nieto, y ambos son miembros de la Iglesia Evangelista, donde se conocieron. Por ello, se han mostrado muy agradecidos «con Dios y con el equipo médico, que ha hecho un trabajo impresionante». La madre recordó la constante información que recibió durante el embarazo y cuando llegó el momento de la operación, «vi al anestesista dije: '¡ya está, me van a dormir y que sea lo que Dios quiera!'». La madre del bebé resaltó que la información facilitada en todo momento por el hospital «ha hecho que hayamos estado más tranquilos a pesar de la dureza del momento».

«Esta experiencia ha cambiado nuestra vida», aseguró por su parte el padre de Marc, de origen argentino, durante la rueda de prensa que ofrecieron ayer en el Hospital La Fe de Valencia. Deliz Nieto, que calificó a todo el equipo médico como «fantástico», recordó cómo «siempre le dije a mi esposa que podía ser una experiencia que nos tirara hacia abajo o nos levantara, pero decidimos enfrentarnos al desafío para que fuera una experiencia que nos levantara».

No hay comentarios:

Publicar un comentario