22 agosto 2017

Aquí no dimite nadie

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rodrigo Rato, aseguró ayer que la investigación interna que está llevando a cabo el PP bajo la dirección de Alberto Ruiz Gallardón sobre el denominado «caso Naseiro» es «seria y será convulsiva cuando se presente a los órganos de direccion del partido». Un primer paso de esta convulsión anunciada por Rodrigo Rato podría ser la dimisión del vicesecretario general Arturo Moreno, que ha puesto su cargo a disposición de José María Aznar. Tras él podrían seguir las salidas del partido del concejal valenciano Salvador Palop y del responsable de finanzas, Rosendo Naseiro. Según pudo saber este diario, el secretario general del partido, Francisco Alvarez Cascos, se reunió ayer con Arturo Moreno para tratar sobre este asunto. El vicesecretario general tuvo que desplazarse desde Sevilla, donde se encontraba preparando la campaña de las elecciones autonómicas, para asistir a esta reunión. El presidente del PP, José María Aznar declaró ayer en Huelva que agradecía mucho «el gesto de honradez y amabilidad» de Arturo Moreno, según informa nuestro corresponsal Eduardo Candilejos. El presidente del PP eludió entrar en valoraciones sobre esta dimisión. El líder conservador reiteró que no tiene nada que ver con el «caso Naseiro» y se negó a opinar sobre la posibilidad de que el Tribunal Supremo le llame a declarar, junto a Manuel Fraga, presidente fundador del PP. También volvió a insistir en que «nadie va a conseguir meter a esta formación política bajo la silla. Daré la cara por el PP -añadió- las veces que sean necesarias, y si hace falta, la daré un millón de veces».

Más explícito fue ayer el portavoz popular en el Congreso, Rodrigo Rato. «Las medidas que se están adoptando -dijo- tienen como objetivo la defensa de los intereses del partido y se van a exigir todas las responsabilidades internas y externas que sean necesarias», según informa Efe. La dirección del PP, manifestó Rato, «va a mantener su apuesta por la transparencia y por el reconocimiento de lo que haya sucedido», incluyendo la creación de una comisión de investigación o el sistema que se acabe arbitrando. «Prácticamente -explicó- estamos tomando decisiones sobre este tema todos los días, y decisiones como las renuncias de compañeros nuestros a su pertenencia al partido, que no son fáciles». Sobre las grabaciones en las que figura Arturo Moreno, vicesecretario general, manifestó que «no ha hecho falta pedirle explicaciones porque nos tenía al corriente de todas las posibles confusiones que pudieran derivarse». Rato negó que existan discrepancias entre el aparato del partido y el del grupo parlamentario y afirmó que ambos «en esta etapa son la misma cosa». Refiriéndose a la actitud de Federico Trillo, vicepresidente segundo del Congreso, y de Juan Aparicio, secretario segundo, dijo que «están colaborando en la defensa de los intereses del partido y que han demostrado a lo largo de muchos años el concepto que tienen de defensa de los intereses de este partido». «Son personas -añadió- que llevan siendo colaboradoras del presidente fundador del partido, Manuel Fraga, y de Jose Maria Aznar desde hace muchos años. Pocas personas estan colaborando con el nivel de intensidad con que lo están haciendo miembros de este grupo parlamentario, y no por nada, sino porque es su obligación y están en un puesto que así se lo exige». 

Negó tambien que el PP haya mantenido conversaciones con el Gobierno y el PSOE para reconducir la actual situación, «ni sobre los casos Manglano y Juan Guerra». Sobre el juez Manglano afirmó que «ha actuado siempre conforme a la ley, pero consciente o inconscientemente ha creado una apanencia que ha podido perjudicar gravemente al PP». Durante la conferencia de prensa, Rato presentó una serie de iniciativas parlamentarias, que considera de máxima urgencia, entre las que destacan las propuesta para el aumento de penas por escuchas telefónicas ilegales y la petición de que el fiscal general del Estado sea elegido entre miembros de la fiscalía que estén en activo. Sobre el nombramiento del fiscal general del Estado, la proposición del PP dice textualmente que «será nombrado y cesado por el Rey a propuesta del Gobierno, oído previamente el Consejo General del Poder Judicial, eligiéndolo entre miembros en activo de la carrera fiscal».

También explicó que su grupo aboga por una modificación del artículo 527 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal en relación a la posibilidad de los jueces para incomunicar a sospechosos. Dijo que esta posibilidad debe instrumentalizarse con el espíritu del amplio consenso con el que se legisló en el 83, el de la lucha contra el terrorismo. También abogó por un sistema que no permita reducir las penas a terroristas y narcotraficantes, aunque sí se deja abierta la puerta a los que quieren abandonar la lucha armada. Sin embargo, el PP no presentó en el registro de la Cámara ni esta iniciativa ni la anterior, por respeto al pacto contra el terrorismo que existe entre todas las fuerzas politicas. Lo que ha hecho es enviar estas propuestas al resto de grupos para tratar de buscar el mayor consenso posible. Preguntado si las iniciativas referidas al fiscal general y a las escuchas telefónicas guardaban relación con el «caso Naseiro», señaló que «es indudable que la experiencia es fuente de la politica». Opinó también que existe el convencimiento en la sociedad de que en la actualidad se pueden producir violaciones en la intimidad de las comunicaciones. 

Respecto al pacto de competitividad dijo que de nada sirven las buenas palabras si después no hay iniciativas, y recordó que el PSOE no ha admitido ninguna enmienda a los presupuestos de este año. El PP también presentó varias iniciativas solicitando comisiones de seguimiento para controlar todos los gastos relacionados con la Expo de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario