26 enero 2013

Las chicas de Objetivo Birmania

Lo más comentado de la campaña electoral del CDS ha sido la foto de Adolfo Suárez en los carteles y las chicas del conjunto Objetivo Birmania. La fotografía, por la cara de galán de cine que se le ha puesto al líder centrista. Y las chicas porque amenizaron los Mítines con espectaculares movimientos de su parte delantera, ampliamente degustados por la concurrencia masculina. Loa gastos del CDS en esta campaña no han llegado a los mil millones de pesetas. Aunque los militantes del partido, a diferencia de lo que sucedió en las europeas, se espabilaron mucho para reclutar asistentes en autobuses (una media de tres mil por acto) y repartir banderas que ondearon con profusión en los actos electorales de su presidente. La seriedad que Adolfo Suárez quiso imprimir a sus discursos provocó el aburrimiento de sus seguidores en algunos casos.



En Valladolid, por ejemplo, se empeñó en hablar a un público mayoritariamente agrícola de la cláusula de conciencia y el secreto profesional de los periodistas. Esta moderación del líder contrastó con las encendidas proclamas antisocialistas de los candidatos provinciales. Alejandro Font, candidato al Congreso por Castellón se inventó la siguiente definición: «Alfonso Guerra, junto con Alfonso Peste, Alfonso Muerte y Alfonso hambre, son los cinco jinetes del Apocalipsis». O esta otra: «Fraga, bosque habitado por fieras». Otra de las gracias del CDS en la campaña ha sido ideada por la Federación de Madrid, que ha incorporado a sus carteles a los muñequitos «neuris». Por toda la ciudad se repartieron pegatinas con las leyendas: «Tamos zin podé comprá n(», «Tamos militarizaos», «Tamos maginaos» y «Aoda tamos tratando de centrá la cabeza». Las pegatinas en cuestión provocaron el disgusto en sectores del CDS.

Otras pegatinas exhibidas en los mítines fueron: «El PSOE ordeña y manda», «Más árboles, menos bonsais» y «Un poco de mili es mucho». En la precampaña, el CDS tuvo un serio patinazo. Colocó carteles en toda España prometiendo pisos de alquiler a 40.000 pesetas. En las grandes ciudades la cosa no pasó a mayores, pero en las pequeñas tuvieron que quitarlas porque en Almería o Zamora nadie paga tanto. Más tarde Suárez disculparía el error: «Tenía que haber puesto alquileres hasta 40.000».

No hay comentarios:

Publicar un comentario