09 julio 2012

Alonso está bien con Ferrari

El segundo puesto de ayer me gustó muchísimo porque Alonso lo logró de forma contundente, conduciendo un coche competitivo de verdad y sólo el rápido desgaste de los neumáticos blandos permitieron que Webber lograse la victoria. Por cierto, a mi me da la sensación de que si Ferrari hubiera montado las gomas blandas antes, por ejemplo en el primer cambio, no podemos estar seguros de que las cosas hubiesen funcionado mejor, porque -sobre el papel- si los blandos se utilizaban al final de la carrera, teóricamente era mejor que hacerlo a la mitad. Massa sólo ganó una posición, y no creo que esto se pueda achacar al haber salido con blandos, al revés que Fernando. 

Alegría. Para mí, el mayor logro este fin de semana del talento de Fernando ocurrió en la clasificación, ¿cómo pudo salvarse en la Q-3 en la última vuelta, lloviendo a mares, rodando detrás de otro coche más lento, y con bandera amarilla en el último sector?, es una pregunta que sólo el asturiano podría contestar, pero lo cierto es que fue la primera alegría que nos dio, porque para Alonso no hay nada imposible.


Después de haber logrado salir de la Q-3 como lo hizo, que pudiera hacer la pole era algo que yo creo que todos pensábamos interiormente, pero hacerla por milésimas, y en el último momento, nos debe dar una idea de lo dificilísimo que fue. Al ver la vuelta de clasificación, me quedé petrificado, ¡ni un fallo!, ni un mínimo error perceptible, no parecía que hubiese agua en una pista que estaba infernal, ni un extraño, ni un cambio de trayectoria brusco, fue la vuelta perfecta, y en unas circunstancias de dificultad como pocas veces vistas 

María. Y para acabar, quiero mandar otro mensaje de apoyo y de cariño a María de Villota, porque me acaba de comentar Carlos Gracia, presidente de la Federación Española de Automovilismo que viene del hospital, que ha salido bien de la última operación y que los médicos están contentos con la evolución. Ha sido emocionante verificar el cariño que se había ganado María entre sus compañeros. ¡Animo María!

No hay comentarios:

Publicar un comentario