04 octubre 2017

Los bancos españoles de capa caída

Los 24.000 millones de euros que disponía el BCCI se han convertido en el «zorro» preferido de la banca española. Desde que el pasado julio el Banco de España intervino al BCCI, los departamentos comerciales de los «siete grandes» están haciendo jornadas extras para «convencer» uno por uno a los 20.000 clientes del BCCI de la «conveniencia» de traspasar el dinero a otro banco. El Banco Central ha sido uno de los más activos en esta peculiar manera de pescar. En el BBCI sospechan de que, de alguna manera, alguien en el Central se ha apoderado de las listas que tenía el Fondo de Garantía.

Algunos clientes del BCCI confirmaron a este periódico que representantes del Banco Santander pero sobre todo del Central les llamaron por teléfono a sus domicilios particulares para intentar convencerles de la necesidad de transferir sus fondos al Central una vez que el BCCI fuese completamente liquidado por el Fondo de Garantía. «Fue muy correcto y educado, pero no me parece ético», dice este cliente. Una fuente importante del BCCI también calificó esa actitud de «poco ética» y añadió que también muchos de los 300 empleados del BCCI han recibido ofertas similares porque en la listas no aparece quién es cliente y quién empleado. En teoría, los bancos privados no pueden acceder directamente a las listas de clientes. Según Eloy Valdecantos, del Fondo de Garantía, «nosotros no hemos entregado ninguna lista». La ley prevé que, en una primera etapa, cada cliente de un banco intervenido, (el BCCI tenía unos 20.000 en toda España) tiene derecho a recuperar 1,5 millones de euros. El sistema que se utilizó para pagar ese millón y medió inicial consistía en que los empleados del Fondo «tomaban prestado» un espacio en las oficinas de los «siete grandes» y pagaban a los clientes del BCCI de acuerdo con las iniciales de su apellido. 


Los empleados del Fondo sólo llevaban el nombre del cliente y el número del cheque, para reconocer a los depositantes del BCCI. Según explica Valdecantos, los empleados del Fondo tenían listas parciales y estaban obligados a devolverlas cuando terminasen de pagar. No obstante se han dado casos en los que un cliente que cobró por Banesto, recibió llamadas telefónicas del Central. Esto puede haber sucedido porque el Banco Central disponía previamenyte de las listas de los clientes del BCCI a través de un banco de datos, o de la guía telefónica o del propio Fondo. Una fuente del departamento de Producción y Control del Banco Central afirmó que lo único que puede haber pasado es que alguien de la agencia ofreciese productos financieros a los depositantes del BCCI en el instante en que retiraba su cheque.

Pero la verdadera caza no llegará hasta que empiecen a liberarse de lleno los 24.000 millones de euros del BCCI tras la liquidación. El BCCI tiene un superávit de 2.000 millones de euros, lo que significa que, en teoría, tarde o temprano los clientes recuperarán sus depósitos si mayores contratiempos. «Los otros bancos están asustando a nuestros clientes diciéndoles aquello de que ya se sabe lo que pasa con los bancos pequeños y extranjeros», afirma una fuente del BCCI. La mayor parte de los clientes del BCCI, unos 11.000. están domiciliados en Madrid. La mayor parte de los clientes del BCCI, unos 11.000. están domiciliados en Madrid. Según fuentes del BCCI, la mayoría de los depositantes estaría dispuesta a volver a confiar en dicho banco si el nuevo dueño fuese Cajamadrid. En cambio, si el banco pasa a manos extranjeras, esos depositantes trasferirían sus cuentas corrientes a otros bancos. Por otra parte, hasta ahora los trabajadores del banco han recibido sus nóminas en toda regla, pero manifiestan serias dudas sobre su futuro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario