07 junio 2015

La reproducción asistida ha crecido considerablemente entre mujeres solteras

La percepción de la sociedad hacia las madres solteras ha cambiado mucho desde que la valenciana Mariló Madurga decidió tener mellizos en 1993. 

Fue la primera mujer sin pareja que acudió al Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) para someterse a un tratamiento de reproducción asistida y que logró ser madre con 34 años.

"Soy feliz con mis hijos y repetiría la experiencia 1.000 veces", aseguró ayer Madurga durante la presentación del balance de los 25 años del IVI. Y es que la primera mujer que se embarazó sin pareja no percibió ninguna presión social en el momento que decidió ser madre, "porque yo siempre he hecho lo que creía que era lo más correcto y no me influía lo que pensaran los demás".

Ahora, el escenario ha cambiado mucho, porque según el director general médico del IVI, Antonio Requena, "son muchas mujeres sin pareja y homosexuales las que acuden para ser embarazadas".

Los tratamientos de las mujeres sin pareja han aumentado un 14% (4.617 primeras visitas en 2014) en el último año y las homosexuales, han experimentado un crecimiento del 122% desde 2010.

El fundador y copresidente del IVI, Antonio Pellicer, indicó que en estos 25 años los avances de sus clínicas han "revolucionado la medicina reproductiva: hemos publicado un total de 681 artículos en revistas internacionales con un factor de impacto acumulado superior a 2.400 y hemos dirigido un total de 87 tesis doctorales".

Un éxito clínico que ha propiciado la expansión del IVI en todo el mundo. En 2014 la clínica de medicina reproductiva abrió sus puertas en Málaga, Benalmádena, Cartagena, San Sebastián, Hyderabad, Chennai y Jalandhar (India). 

En 2015 el grupo prevé abrir sus puertas en Alcorcón (acaba de abrirse), Albacete, Pamplona, Salamanca, Algarve (Portugal), Pune, Surat, Andheri, Delhi II, Jaipur, Indore, Lucknow y Hisar (India), además de expandirse hacia nuevos mercados internacionales como Oriente medio o Italia, futuros destinos donde IVI pretende llevar su medicina reproductiva. 

En total cerca de 35 clínicas con el sello de Valencia ya inauguradas en ocho países más otras 15 que abrirán sus puertas durante 2015 en España, Europa y Asia.


El otro cofundador y copresidente del IVI, José Remohí, describió que todo empezó en 1990 como una aventura que mezclaba "riesgo, ciencia y sobre todo ilusión" y que muchos compañeros le preguntaban si "habría suficientes mujeres que solicitaran reproducción asistida para darnos de comer".

No hay comentarios:

Publicar un comentario