04 octubre 2014

El regreso de un grande del ciclismo

Jadeando, con los ojos cerrados, tumbado en el suelo junto al podio después de un esfuerzo agónico. Con los pulmones a punto de reventar, Bradley Wiggins esperó la llegada del alemán Tony Martin para reencontrarse con la dulce sensación de la victoria. Euforia para el ciclista rockero, el de las patillas, que ahora luce barba. El corredor nombrado Sir después de su éxito en el Tour de Francia de 2012.

El británico nacido en Gante (Bélgica), acoplado a su manillar de triatlón, voló por los parajes de El Bierzo. Exhibición de potencia y clase por los alrededores de Ponferrada. Una locomotora que empleó menos de 56 minutos y medio para recorrer los 47,1 kilómetros de un circuito de contrarreloj quebrado por tres subidas. 

A una media de 50 kilómetros por hora, el estandarte del Sky marcó un registro imposible de superar por el germano, el campeón destronado. Martin accedió hundido a la meta. Por primera vez en los últimos tres Mundiales, claudicó. 

Una derrota que le impidió alcanzar la plusmarca de cuatro títulos consecutivos. "No soy una máquina, estaba cansado y he pagado el esfuerzo de la contrarreloj por equipos del domingo", se justificó el alemán, que cedió 26 segundos al británico.

Una contrarreloj que sirvió para catapultar a un ex vencedor del Tour que en los últimos años ha desaparecido del centro del escenario. A la sombra de Chris Froome. En este temporada apenas se ha ejercitado (Tour de California, Vuelta a Gran Bretaña...) y ha enfocando sus energías para el compromiso de Ponferrada. 

Una jugada arriesgada, pero muy rentable. Una sabrosa ración de autoesima para afrontar interesantes y futuros retos: el próximo año se preparará para asaltar el récord de la hora. Un desafío al alcance de este corredor formado en la madera de los velódromos. Sumó seis oros en los Mundiales de ciclismo en pista entre 2003 y 2008.

Wiggo, hijo de un pistard australiano, es un ciclista atípico, no sólo por su aspecto desaliñado, sino también por sus hobbies. A sus 34 años se declara mod militante. Le apasiona la música. 

En su casa hay más de una docena de guitarras: "No tengo espacio suficiente para todas, por lo que muchas las tengo prestadas. Suelo gastar mucha pasta en guitarras antiguas y para ser sincero, tal y como están las cosas, es una forma de invertir mucho más segura que meter el dinero en el banco".

Con el triunfo de ayer en la comarca de El Bierzo salda deudas consigo y adorna su palmarés. En 2011 y 2013 fue segundo en el Mundial de contrarreloj, siempre superado por Martin. Ya tiene sendos oros en Mundiales y Juegos Olímpicos, un héroe en su país.

En Ponferrada superó al alemán de principio a fin. En el punto kilométrico 23 le aventajó en seis segundos; en el 35 la renta ascendió a nueve y en la meta hasta los 26. "Cuando estoy bien de forma es difícil ganarme. He tenido que luchar al máximo para derrotar a Tony Martin. Añadir el título mundial al título británico y al olímpico es fantástico. Ahora tengo el juego entero", recalcó el nuevo y orgulloso campeón.

"Para mí ha sido un año de altos y bajos. No corrí el Tour de Francia y quiero dedicar esta victoria a mi familia, mi esposa y mis hijos que tuvieron que soportarme en casa en junio y julio", declaró Wiggins antes de subir al puesto más alto del podio, por delante de Tony Martin y del holandés Tom Dumoulin. El oranje (23 años) es uno de los jóvenes talentos del cronómetro, sólo cedió 40 segundos respecto al británico. Su bronce le consagra.

Una crono donde los españoles cumplieron con las discretas expectativas planteadas por el seleccionador Javier Mínguez. Jonathan Castroviejo consiguió terminar en el top ten, cedió 1.44 minutos respecto al inglés. 


"Estoy satisfecho con el resultado conseguido. Era una contrarreloj complicada, he tenido que administar el esfuerzo porque la última subida era muy exigente y había que guardar fuerzas", advirtió.


Markel Irizar, que terminó 34º, a 3.39, se mostró resignado con su rol secundario: "Hay que ser consciente de que esto es la elite, que aquí están los mejores de cada generación y eso hace que el nivel sea altísimo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario