29 junio 2016

El vibramóvil con el que puedes llamar

«La verdadera revolución del móvil fue cuando consiguieron que vibrara», afirma tajante Anka De Rhana, propietaria del sex-shop más importante de Amsterdam. «Con la llegada de las cámaras integradas, la polifonía, etcétera, nos hemos olvidado de lo extraordinario que es que estos aparatitos puedan vibrar, pero para mí aquello fue definitivo y me dio la pista para el Vibramóvil.» 

El Vibramóvil no es otra cosa que un consolador tradicional con el que, además, puedes llamar. El tecladito para marcar está en la parte inferior, en medio de dos pequeñas bolitas, «con lo cual puedes llamar a donde te salga de los huevos», explica, traviesa, Anka. Solamente en Holanda, De Rhana lleva vendidas más de 80.000 unidades y se espera que llegue a España por Navidad. 

Competirá con el turrón, aunque el Vibramóvil no está tan duro, porque no es de Jijona, sino de silicona. Para su inventora, el Vibramóvil brinda a la mujer la posibilidad de practicar a la vez las dos actividades más placenteras para cualquier fémina, que son, en este orden, hablar por teléfono y disfrutar del sexo. 

Además, como se trata de un minipene de 8 cm de largo, para poder introducirlo también en el bolso, la mujer se va acostumbrando al tamaño pitufo, y eso supone un gran beneficio para el hombre, que ya no tiene que competir con esas anacondas de látex de 26 cm que tan acomplejado le tenían. ¿Qué pasa si en mitad del placer solitario se produce una llamada de teléfono? 

¿Se puede atender inmediatamente? Por supuesto, el motor del Vibramóvil apenas produce ruido, y en la modalidad mano libre se puede conversar mientras te lo estás montando.Lo mismo ocurre si en mitad de una conversación telefónica con tu dentista, pongamos por caso, te entra el subidón y le quieres dar una alegría a tu cuerpo, aunque no te llames Macarena. «Vamos a ser honestas», dice más seria Anka De Rhana. «Muchas de nosotras ya llevábamos el móvil en el bolsillo del pantalón, en la modalidad vibración, porque nos daba gustito. Yo lo único que he hecho es liberar a la hembra de la necesidad de que la llamen por teléfono para obtener placer sexual. 

Mi invento es un paso más en el camino hacia la emancipación total de la mujer.» Cuando la usuaria está empleando el Vibramóvil como consolador, ¿cómo sabe que tiene una llamada, si ya está vibrando? «Porque deja de hacerlo», sonríe de Rhana, «pero en cuanto una responde vuelve a vibrar otra vez, como si nuestro amiguito se hubiera puesto contento.»

El nuevo modelo llegará a España por Navidad, en competencia con el turrón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario