27 septiembre 2012

Es una contradicción marxista


Durante la campaña han sido frecuentes las diferencias de criterio con otros miembros de la coalición respecto a su postura sobre temas puntuales, como la polémica sobre la televisión. Anguita prefiere evitar pronunciarse sobre estos temas porque, según repite más de una docena de veces al día, «lo que no tiene solución no es problema». Este pragmatismo le ha valido una imagen de político que no desciende a los temas menores porque considera que «su reino no es de este mundo». Y es que Anguita es la materialización de la contradicción marxista entre la realidad y la utopía. En esta campaña se ha impuesto en casi todos los casos el Anguita pragmático. Sólo en muy contadas ocasiones los asistentes a sus mítines han podido contemplar al Julio Anguita que no pisa el suelo. El ejemplo más evidente es el de su intervención en el mitin de Alicante en donde, tras hacer un paralelismo histórico entre la sociedad actual y la de siglos pasados, fue acercándose al éxtasis hasta que, cuando sólo le faltaba levitar un palmo por encima del suelo, vio al Altísimo y pronunció su frase cumbre de la campaña: «La izquierda le disputa a Dios el poder de crear».

Esta referencia a Dios no es una excepción en las intervenciones de Julio Anguita, ya que normalmente suele citar en multitud de ocasiones términos referentes a la Iglesia Católica, a pesar de su declarado ateísmo. Es un caso muy similar al de Santiago Carrillo -probablemente lo único que tengan en común, que fue el diputado que más veces citó a Dios en el Parlamento o al de su admirado Tierno Galván, agnóstico reconocido pero gran conocedor de todo lo relativo a la Iglesia. El Anguita teórico es capaz de citar a autores cuya existencia ignora el común de los mortales, de intelectualizar con un lenguaje poco comprensible las cosas más nimias y de leer durante la campaña un farragoso libro titulado «Convivencia y respeto social». Por contra, al otro Julio Anguita le divierte escuchar en el coche una cinta del grupo «No me pises que llevo chanclas», con un contenido que dista mucho de su amplia formación intelectual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario