03 marzo 2012

Teatro para niños

El teatro es una necesidad no sólo del espíritu. El teatro para niños, un camino y una esperanza. Y precisamente el grupo italiano denominado Teatro Necessario fue el encargado de inaugurar anoche, en el Bellas Artes, Teatralia, el festival de artes escénicas para niños y jóvenes, que se celebra en Madrid y la Comunidad hasta el 26 de marzo. 

La obra elegida, Tête à tête, es un espectáculo que se mueve entre el teatro gestual y el circo contemporáneo, con mimos, acrobacias, juegos poéticos y cómicos, y sin palabras. Una obra para los menos niños sobre tres jóvenes encerrados en un piso casi claustrofóbico, donde deben enfrentarse a sus miedos, tanto los exteriores como a ese temor a afrontar el futuro y entrar en el mundo adulto. Todo ello, en un tono divertido y una puesta en escena donde desaparecen los límites entre las distintas disciplinas. Este grupo, fundado en el 2001, ha impulsado, en su país, festivales de teatro en la calle. 

Más veterana es la Compañía TPO (Teatro di Piazza Ocassione), surgida en la Toscana hace 30 años, que trabaja en la línea del «teatro inmersivo», donde el niño se ve sumergido en un espacio sensorial muy creativo y puede explorar estas sensaciones subiendo al escenario. Tanto lo visual como la música y la experimentación tienen mucha importancia en sus creaciones, como ya se pudo apreciar otros años en Teatralia. En esta edición presentan una obra también sin palabras, Kindur (que en islandés significa oveja), una visión de esta isla legendaria de géiseres y auroras boreales a través de los ojos de unas ovejas aventureras. 

Son dos espectáculos italianos que el público no debería perderse, según comentó la directora del certamen, Charo Martín-Crespo, quien dejó muy claro la calidad de las 20 compañías participantes. La directora señaló que, en un festival como Teatralia, lo más complejo ha sido dar una visión general de todas las artes escénicas y equilibrar públicos y disciplinas tan variadas. 

Entre las obras que pueden verse este fin de semana en Madrid hay que recordar: Cuatro alas, entre el cielo y el mar, de la Compañía de Fernán Carmona, y Maravillas de Oriente, que recrea el mundo de los juglares y la fantasía medieval con una dama cautiva de un dragón y un caballero que intenta rescatarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario