Entradas

Mostrando entradas de junio, 2016

El vibramóvil con el que puedes llamar

Imagen
«La verdadera revolución del móvil fue cuando consiguieron que vibrara», afirma tajante Anka De Rhana, propietaria del sex-shop más importante de Amsterdam. «Con la llegada de las cámaras integradas, la polifonía, etcétera, nos hemos olvidado de lo extraordinario que es que estos aparatitos puedan vibrar, pero para mí aquello fue definitivo y me dio la pista para el Vibramóvil.» 
El Vibramóvil no es otra cosa que un consolador tradicional con el que, además, puedes llamar. El tecladito para marcar está en la parte inferior, en medio de dos pequeñas bolitas, «con lo cual puedes llamar a donde te salga de los huevos», explica, traviesa, Anka. Solamente en Holanda, De Rhana lleva vendidas más de 80.000 unidades y se espera que llegue a España por Navidad. 
Competirá con el turrón, aunque el Vibramóvil no está tan duro, porque no es de Jijona, sino de silicona. Para su inventora, el Vibramóvil brinda a la mujer la posibilidad de practicar a la vez las dos actividades más placenteras para…

En España es alarmante que los bares estén cerrados

Imagen
En el cuerpo a cuerpo del laberinto de La Mancha hemos llegado con nuestra sed a Almagro. 
La noche entoldada de nubes como el ala de un cuervo prometía un duelo de lluvia implorada, pero debió ser otro espejismo del camino, uno más de entre los vagos deseos que ya van quedando en el zurrón de este viaje iniciático, en la travesía de una región con temblores de mercurio si miras a lo lejos y pájaros fritos en la carretera. 
Los ojos se llenaron de gente y pasacalles, del bullebulle colorista del teatro, de monólogos asestados en el corral de comedias con esa certeza de palabra que sólo escupen ya los clásicos. La plaza mayor de Almagro, esa joya del XVII con su insaciable mirador corrido de madera verde, llegó como un oasis frente a esa otra ausencia de casi todo que llena esta aventura.
El Quijote, de algún modo, se nos va quedando (a ratos) cada vez más lejos. Entre caminos que parecen haber sido alisados por carros de mulas, en la mañana inmóvil del Campo de Calatrava, con una mús…

Moria Casán la Cicciolina argentina

Imagen
Si las vedettes Norma Duval o Barbara Rey quisieran ingresar de diputadas a las Cortes en Madrid probablemente casi nadie las tomaría en serio. Pero en Argentina la política es muy diferente a la de España y, si de ganar votos se trata, cualquier mamarracho parece posible.
A la caza desesperada de sufragios de cara a las elecciones legislativas del 23 de octubre, el partido del ex presidente peronista Carlos Menem (1989-1999) aúpa de candidata a diputada a Moria Casán, vedette y animadora de televisión, que parece dispuesta a seguir el derrotero de la italiana Cicciolina, la actriz porno que ocupó un escaño en la Cámara baja transalpina.
Su verdadero nombre es Ana María Casanova y, en realidad, está ya algo venida a menos como vedette por los 58 años que declara tener. Sin embargo, se preocupó de aclarar al electorado que si llegase a ocupar un escaño seguirá exhibiendo sus pechos, rellenos de silicona, de forma desinhibida. «Pienso tener las lolas (tetas, en argot bonaerense) abalco…

Transplantes faciales que causan terror

Imagen
La donante tenía 38 años y se suicidó. La receptora tiene 38 años y estuvo a punto de hacerlo. He aquí los pormenores más escabrosos que rodean la noticia del primer trasplante facial de la Historia.
Hasta ayer predominaba la ambigüedad y el hermetismo, pero la falta de transparencia ha terminado cediendo al principio de la curiosidad universal. Empezando por el descubrimiento de la identidad de la mujer que reposa en el hospital de Amiens con la experiencia de nuevo rostro. Se llama Isabelle Dinoire y ha roto la disciplina del silencio para congratularse con la familia de la donante: «Estoy profundamente agradecida por todo lo que han hecho. 
Mi vida va a seguir gracias a la persona de quien he recibido los órganos. La llevaré siempre en lo más profundo de mi corazón», señalaba Isabelle Dinoire, cumplidos a rajatabla los primeros siete días de convalecencia y de asimilación.
La paciente comienza a familiarizarse con su nueva imagen y se ha mirado al espejo «satisfactoriamente», pero…

Sarah Jessica Parker gasta un 44 y es judía

Imagen
Si calzas un 44 y aun así eres más bien menuda y fibrosa; si tienes una mandíbula ecuestre tipo Alburquerque, aquel melancólico caballero español, la nariz prominente, las cejas despavoridas y el pelo rizado, pero no de aquella manera; si además no te has puesto silicona en el pecho ni en los labios; si no eres classy ni arty (disfruto mucho con estos adjetivos sincopados que ponen tan en evidencia la ridiculez de aquellas aspiraciones sociales propias de la burguesía de entreguerras, a saber, tener clase y poseer, como le gustaba creer de sí mismo a Hitler, temperamento artístico); si, por otra parte, eres dueña de una expresividad vertical no más perturbadora que la de un semáforo; si, bien mirado, las minifaldas asimétricas de Rabanne, los vestidos palabra de honor de Lanvin, los pumps de Blahnik, los Birkin de Hermès, las capitas de Marc Jacobs, el oprobio de lucir una cadena con tu nombre, que sólo convence a Belén Esteban, los hot pants de algodón con topolinos, el jersey de re…